www.canariasdiario.com

Cambio de época

miércoles 08 de agosto de 2018, 04:00h

Resulta en cierto modo increíble lo que da de sí la palabra «cambio». Muy atrás quedó el eslogan de entonces candidato Felipe, o del mismo Aznar, ahora recuperado como palabra fuerte de un hombre que, olvidadizo interesado, ha alcanzado poder cambiar las sábanas de la Moncloa merced a los votos de todos los grupos anti españoles. Efectivamente, en esos escasos dos meses podría concluirse que se ha producido un cambio, en los hechos y en las palabras. De esto último Sánchez es maestro, pudiendo retorcer sus discursos sin rubor alguno con aquello de «donde digo…». Y es que al presidente de gobierno en precario le encanta haberse conocido.

«Yo tracé una hoja de ruta muy clara que era que antes de convocar elecciones había que lograr la estabilidad y en ello estamos». Una hoja de ruta, que, de principio viene subrayada con multitud de «annonas» para distraer de los problemas. Prebendas y más prebendas, regalos y más regalos, trasferencias y más trasferencias que no pretenden sino enmascarar y soslayar la toma de decisiones que, al fin y a la postre, es lo que indica que se está gobernando. No, Sánchez nos habla de nuevas épocas, pero en el fondo no es sino un «nitimur in vetitum» o sea, arrojémonos a todo cuanto nos plazca, que lo de la época no es sino una contraseña para encubrir que solamente se tienen ochenta y tantos votos, y que el resto hasta la mayoría se conseguirá con palabras y con esos regalos gratuitos.

Y entretanto se coge vacaciones, después de dos meses de pasear por los jardines de Moncloa, el socialismo revanchista lleva camino de producir un cambio, de prohibir la asignatura religión cristiana a implantar la islámica; de los taxistas en sus paradas a ocupar vías y plazas en todas las capitales españolas; de docenas de emigrantes a miles de ellos; de manteros vendiendo piezas ilegales a golpear con hebillas a turistas; de aplicar la ley y la justicia a trasladar presos independentistas o etarras a cárceles próximas a cambio de votos; de anunciar que el problema catalán se soluciona con dialogo, a tragar, sin más, todos los improperios, desprecios a la ley, anuncios de desobediencias, reimplantación de embajadas, desde la otra parte «dialogante». Finalmente, de anunciar que Franco será trasladado «en días» a recordar que lleva allí más de cuarenta años, o sea que no tiene ni idea de cómo cumplir su palabra. Y todo ello, y más, se supone que es «estabilidad» cuando, mejor, cabría hablar de encrespamiento, confrontación y crispación galopante. Emigrantes, manteros, guardias civiles, taxistas, independentistas, pro etarras, podemitas, militares retirados, autónomos, empresarios y la clase media ven con asombro como la «estabilidad» no consiste sino en más gasto, más impuestos, más amiguismo, más nepotismo, más retórica, más plasma y más funcionarios y altos cargos, es decir, el coste salarial de los 17 ministros de Sánchez ha crecido en un 30% respecto al Ejecutivo anterior, con sus secretarios, jefes de gabinete, asesores, etc. O sea que la anunciada renovada época no es sino más de lo mismo; socialismo a la brava, gasto a todo tren, bajo el mantra de la «austeridad» socialista, dando por supuesto que quién no comulga con todo ello es un radical ultraderechista.

Solamente nos queda un consuelo, que ya los romanos calificaron como derecho; «debellare superbos» o sea derrocar a los soberbios como facultad surgida de la democracia. Y mientras llega el momento, anhelado próximo, en Doñana, o en donde sea, el soberbio amigo y jefe de Iván, presentará sus respetos a Lucúlupe, musa de las artes suntuarias del sabor, cuando debiera hacerlo a Minerva, solicitando le conceda algo de sabiduría y se deje de postureo, academicismos neos y sonrisas frígidas desde el plasma. Aunque, me da por creer que Minerva no está para tontadas y tendremos que soportar a otro «bobo solemne» durante dos años, pagando, naturalmente, su pródiga austeridad. Austeridad supina, entre la cual se halla el nombramiento de un filósofo valenciano al frente de la Comisión encargada del tratamiento del uranio. Como dijo un ex; «manda huevos».
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Canariasdiario.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.