www.canariasdiario.com

Respecto al encierro y las acusaciones falsas de la ULL

Por Plataforma de Estudiantes de Tenerife

Como bien se sabe ya, ayer más estudiantes entramos en el recto-rado uniéndonos al encierro. Hemos pasado la noche aquí respetando en la medida de lo posible las medidas sanitarias pertinentes.

Por el espacio se han pasado personas de la comunidad universi-taria durante la mañana y todos los días que ha durado el encierro, pro-poniendo sus demandas, dando su apoyo y haciendo carteles en señal de protesta.

Sabemos que estamos en una situación de pandemia, una situa-ción difícil que sigue atravesándonos a todas. Es precisamente durante esta situación de crisis, que ha traído consigo de la mano una profunda crisis económica, cuando la situación del estudiantado de la ULL se ha tornado aún más límite y precaria ante la inacción de nuestra universi-dad.

En este sentido, exigimos que se cumpla el acuerdo entre la Univer-sidad de La Laguna y Gobierno de Canarias: el pago de segundas matrí-culas y sucesivas; y también que se sufraguen los gastos de las compañe-ras detenidas por las FCSE y puestas en libertad con cargos. Así como que se trabaje por mejorar el lamentable funcionamiento generalizado de la Universidad de La Laguna y la dimisión de su actual Equipo de Gobierno, empezando por su rectora, que se ha mostrado totalmente incompe-tente a la hora de subsanar estos y muchísimos otros problemas. La falta de sensibilidad y el desconocimiento de la realidad que vivimos lxs estu-diantes que han demostrado tener es absoluto.

Desde la Universidad, en un reciente comunicado, se ha intentado cri-minalizar el encierro ante toda la comunidad vertiendo penosamente una gran cantidad de mentiras acerca de este. En respuesta, queremos aclarar:

• Un encierro es una acción pacífica y no violenta. Se ha respetado en todo momento el mobiliario del recinto. Si se esta llevando a cabo este tipo de acción es porque el resto de vías se han agotado sin ningún resultado más que la pasividad de las instituciones. Les recordamos que la realidad que sufre la juventud canaria es muy distinta a la que viven los altos cargos en sus despachos.

• Quienes han negado el diálogo son ellos. Se han enviado numero-sos correos a los cargos competentes de la ULL y el Gobierno de Canarias ofreciendo diálogo y abriendo vías de negociación. No hemos recibido respuesta alguna.

• Instamos, en ese sentido, al Director General de Universidades y a la Rectora a personarse en el recinto para dialogar y negociar en la Sala de Juntas. Ya saben cómo contactarnos y llegar a nosotrxs, pues han recibido nuestros correos. Así podrán comprobar, ade-más, que el Rectorado está en perfecto estado y se están inten-tando cumplir todas las medidas de seguridad, por seguro de ma-nera más rigurosa que las garantías que ellos mismos dan en sus aulas.

• No ha sido en ningún momento la intención de las personas ence-rradas impedir que los profesionales trabajaran en el recinto. Nin-gún despacho ni sala de trabajo ha sido tomada por estudiantes, tan solo las zonas públicas y comunes. Quien ha mantenido la puerta cerrada ha sido la ULL. Es algo que, de hecho, ya habíamos denunciado con anterioridad. Al estar las puertas cerradas, no se permitía el acceso ni de comida ni de agua.

• La puerta cedió sin que nadie lo esperara ni lo buscara. No ocurrió de forma violenta. La protesta estaba localizada junto a ella, para poderle dar nuestro calor a los estudiantes de dentro. En algún mo-mento, posiblemente debido a que tendría juntas o tornillos mal apretados, se abrió sorprendiendo a todas las personas presentes. Evidentemente se aprovechó la oportunidad de mantenerla abierta para poder hacerle llegar bienes y comida a las personas encerradas.

• Ahora que está abierta, invitamos a toda la comunidad universita-ria a acercarse, especialmente al estudiantado. Es una buena oportunidad para encontrarnos, dialogar, debatir y poner puntos y estrategias en común. Nuestra lucha es legítima y necesita fuerza. Es necesario que esos encuentros y debates se produzcan.

• El nutrido encierro está formado por estudiantes de la Universidad. Los pocos que no lo son, lo han sido, y han tenido que abandonar o parar sus estudios como consecuencia de la mala situación eco-nómica que nos atraviesa y que la ULL, con su mala gestión, ha agravado. Recordamos que esta universidad tiene un ratio de abandono del 45%. Son por tanto víctimas del sistema educativo universitario.

Concluimos, pues, invitando una vez más a los cargos de la Universidad de La Laguna y de la Consejería de Educación a acercarse a dialogar y negociar. Es significativo que, antes que eso, hayan dedicado sus fuerzas a sacar un comunicado lleno de mentiras. Encerrarse no es ningún capri-cho ni pasatiempo, si lo hacemos es porque nuestra situación es crítica, y merecemos ser escuchados.

Plataforma de Estudiantes de Tenerife

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios