www.canariasdiario.com

Amonestación

Por Daniel Molini Dezotti
domingo 27 de noviembre de 2022, 05:00h

Mediante el presente escrito la dirección de la empresa “Agraviados S.A” le informa de los siguientes hechos en relación con sus funciones, que aunque se vienen observando desde hace tiempo no se han resuelto mediante advertencias orales, habiendo llegado a una situación difícil de tolerar y de la que se debe dejar testimonio documental

Primero: Hemos constatado muy poca predisposición en el trabajo, escaso afán colaborativo, y no pocas veces malos modos en el trato con sus interlocutores, que se manifiestan reiterando consignas o advertencias a veces airadas, dando señales inequívocas de hastío.

Segundo: Emitir juicios y comentarios monótonos con el objeto de convencer a los interlocutores que son atendidos cuando en realidad no lo son.

Finalmente, el caso concreto que motiva esta amonestación se relaciona con el hecho acaecido el 17 de noviembre del corriente año a las 08:00 AM, momento en que no acudió puntualmente a su puesto de trabajo, abandonando en el mismo a una colega de lata repitiendo hasta la saciedad que el servicio daría comienzo a las 08.00 A.M.

A esa hora, exactamente, hubo un cambio flagrante de discurso, habiendo sido reemplazado por otro: “En este momento todos nuestros operadores están ocupados, lo atenderemos a la mayor brevedad posible”

Un suspiro después sucedió algo extraño, la brevedad posible fue transformada, como si hubiese sido presa de algún sortilegio, en tres pitidos, que mágicamente transformaron la voz en silencio.

Un nuevo llamado permitió constatar la repetición de los hechos seis veces, esta vez sin silencios ominosos, siempre con el mismo tono, inflexión y volumen, como si no le importase nada, una vez tras otra la misma voz, incansable mentía: “En este momento todos nuestros operadores están ocupados, lo atenderemos a la mayor brevedad posible.”

Nuestro deber es informar que estos hechos constituyen una falta grave a la primera ley de la robótica refrendada por el convenio colectivo del gremio de chatarra parlante, que expresa claramente. “Un robot no hará daño a un ser humano ni permitirá que un ser humano sufra daño.”

La justificación del perjuicio o menoscabo se demuestra con la pérdida de productividad suya y también de quien reclamaba sus servicios, pues le potencia descargas adrenérgicas con riesgos para su salud mental y física.

Mental porque las dudas generan pugnas neuronales y pueden provocar enfermedades, ¿es correcto decir la mayor brevedad posible o más justo y acertado sería expresar la menor brevedad posible?

Si lo breve, inventado por los latinos para indica algo corto, pequeño, su retahila hipnotizante de minutos no puede considerarse de ese modo, por consiguiente ¿es mayor o menor la brevedad que propone?

En cuanto al resto del organismo, su sonsonete monocorde propicia cambios en la tensión arterial, alteración del equilibrio, amenazas a la paciencia, reacciones excesivas y termina siendo peligroso.

Si esto no fuera suficiente, en su labor también incumple la segunda ley de la robótica, refrendada por el convenio colectivo de chatarra parlante, que define claramente: “Un robot debe cumplir las órdenes dadas por los seres humanos, a excepción de aquellas que entren en conflicto con la primera ley”, hecho que quedó demostrado en la exposición anterior.

Existe un serio agravante porque también ha tergiversado la tercera ley, ya que ha protegido su propia existencia, a pesar de estar en conflicto con las dos anteriores.

Por tanto, en aplicación de la potestad disciplinaria y de conformidad con la leyes citadas y respetando el plazo de prescripción de 10 días, la dirección de la empresa ha decidido imponerle como sanción la presente amonestación por escrito.

Igualmente, usamos este documento para advertirle que la reiteración en la comisión de faltas será castigada en el futuro con mayor gravedad, aunque siempre en el respeto de la legislación laboral chatarrera, pudiendo llegar incluso al desenchufe sistemático, sin ninguna clase de preaviso, como estipula la cuarta ley de la robótica, inventada, que afirma que cuando un robot es inútil, interfiere más que ayuda, beneficia a sus creadores pero perjudica al común de la humanidad y se asocia ilegalmente con otros rezando plegarias por todo el orbe mercantil donde se burlan del rigor de las palabras, la autodestrucción es obligada.

Si quiere escuchar de nuevo el mensaje pulse dos veces sobre la letra O del título, si no está de acuerdo espere ser atendido.

“Se ha puesto usted en contacto con “Agraviados S.A”, en cumplimiento de la normativa de datos robóticos le informamos que esta amonestación ha sido grabada por fines de calidad. Sus datos serán tratados por la empresa “Agraviados S.A.” y compartidos con todos aquellos que les salga de las narices para su único y exclusivo beneficio. Puede ejercitar sus derechos por correo electrónico a la dirección [email protected]estásprotegido.com. Si desea más información puede dirigirse a https//:agraviados/politica privacidad. Si se encuentra en situación de vulnerabilidad lo puede comunicar mediante un correo electrónico a [email protected]raviados.com aportando la última factura de electricidad y el bono de la actualización / reparación 3.0.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
2 comentarios