www.canariasdiario.com
Papel protagonista de mujeres activistas de Tenerife en la conservación de El Tanque
Ampliar
(Foto: Arvid Berg)

Papel protagonista de mujeres activistas de Tenerife en la conservación de El Tanque

jueves 30 de diciembre de 2021, 12:09h

Esta investigación social y cultural compara El Tanque con el Arsenale de Venecia, otro espacio patrimonial industrial utilizado para la exposición de obras de arte y arquitectura por la Biennale di Venezia

El proyecto Patrimonio Industrial en Femenino finaliza hoy, 29 de diciembre, lanzando una serie de recomendaciones y objetivos de futuro que Crowplan, la consultora encargada del desarrollo de esta investigación, trasladará estos días al Viceconsejero de Cultura y a la Directora General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias. Esta institución, junto con el Instituto Canario de Desarrollo Cultural y Proexca, ha respaldad esta iniciativa que, además, destaca el papel protagonista de mujeres activistas culturales de Tenerife en la conservación del Espacio Cultural El Tanque, que cumplirá, este 2022, veinticinco años de historia.

El estudio, de carácter social y cultural, compara El Tanque con la Arsenale de Venecia, otro espacio patrimonial industrial, utilizado, cada año, para la exposición de obras de arte y arquitectura por la Biennale di Venezia.

Los objetivos de futuro para El Tanque

Objetivo específico de conocimiento: dar a conocer la historia de la Refinería de Santa Cruz, a través de un antiguo depósito de petróleo reconvertido en espacio cultural. Se trata de informar de una historia difícil, con los conflictos laborales, las tragedias derivadas de la imperfección de la revolución industrial, lo que supuso para la evolución de la humanidad la generalización del uso del petróleo, los logros de la ciudad o los triunfos del ser humano que avanza en el desarrollo social.

Objetivo emocional: que los visitantes puedan sentir lo que supuso trabajar ahí y lo que costó mantenerlo. Debe recordarse la muerte de trabajadores, la guerra, el sufrimiento de la ciudad ante los peligrosos accidentes, pero también la sensación de libertad, progreso, capacidad del hombre de superarse a sí mismo, triunfo, paz… Entre las ideas que se sugiere transmitir a los visitantes se encuentra el mensaje, en una secuencia de entrada a El Tanque que invita al recogimiento, de que “ustedes IIevan toda Ia vida viviendo estos tanques y padeciendo eI oIor de Ia Refinería. Quiero que sientan su dureza, y también su grandiosidad, como Ias catedraIes góticas deI sigIo SXXI”. Se busca que los visitantes puedan sentir asombro ante la dimensión de las columnas de más de 20 metros de altura.

Objetivo de actitud comportamiento: se espera que los ciudadanos que los visiten, si han entendido el mensaje, adopten una actitud de defensa de la permanencia del depósito como un símbolo. Que todos los visitantes aprecien y respeten el entorno y el tanque, sus valores históricos, artísticos, tecnológicos, su singularidad y representatividad, su autenticidad, su importancia social. Se trata de que entiendan que es parte de un paisaje estratificado y que pueden ser exploradores de una nueva arqueología: la arqueología industrial, y se pregunten: ¿qué nos está contando este tanque de Ia ciudad y de Ia historia de Ia sociedad de Santa Cruz y de la capacidad de reinvención de la cultura insular?

La transmisión de los objetivos a los visitantes

La investigación sugiere que los intérpretes transmitan a los visitantes que se trata de un espacio industrial donde cualquier obra de arte trasciende, y propone el siguiente texto:

“El Espacio Cultural El Tanque nació como tal para la cultura en julio de 1997, mientras en Santa Cruz de Tenerife celebrábamos los 200 años de la victoria de la Ciudad frente a la flota británica y a Horacio Nelson,.Y a la voz de “ ¡¡ Ios IngIeses, Ios ingIeses ¡! “ tuvimos la oportunidad −de nuevo y gracias a esa primera iniciativa cultural que celebramos en su interior− de formar parte de aquellos ejércitos de voluntarios que vencieron a la flota más temible e invencible de todos los mares.

Pero como espacio industrial había nacido mucho antes. En 1951 fue instalado en la primera refinería de España, que supuso la tardía llegada a Canarias de los aspectos de la Revolución Industrial, y con ella de todas las ventajas e inconvenientes de dicha revolución que nos cambió para siempre a todos y mejoró las condiciones de vida de las generaciones del futuro de entonces. Pero en aquellos momentos la falta de preparación, la incomprensión, la insalubridad, nos trajeron no solo avances y velocidad, sino accidentes y sufrimiento, condiciones de trabajo diferentes a las que habíamos conocido. La adaptación de la isla a esa nueva realidad, a su dureza, nos une a todos los pueblos y personas que evolucionaron así hasta lo que somos ahora como humanidad.

Pero luego la ciudad creció, las industrias cambiaron, llegó el turismo a nuestras vidas y Canarias se convirtió en el paraíso ideal para soñar. La aviación comercial se desarrolló y los turistas comenzaron a llenar nuestra isla y nuestra economía cambió. La ciudad creció y sitió a la refinería, que tuvo que batirse en retirada pero que nos dejó este Tanque. Al que la propia ciudad decidió indultar −gracias a unos cuantos ciudadanos que adelantándose a su tiempo lo protegieron de su demolición− aunque aún existen resistencias que prefieren que aquí, en su lugar, se coloque un edificio de 10 plantas de altura de viviendas y oficinas.

Así fue como este espacio singular industrial, se convirtió en Espacio Cultural. Esta gran extensión limitada que ustedes ven, su estructura interna, sus pilares, a modo de tramoya fortuita e inesperada y escenográfica, nos envuelve en esta atmósfera particular que algunos de ustedes sentirán tensa pero serena y en la que les invito a moverse con la mayor libertad. No se sientan encorsetados como en otros lugares culturales como Teatros y Museos donde nada se puede tocar. Toquen las columnas, sientan la grandiosidad, la reverberación casi eterna de cualquier sonido, muévanse con absoluta libertad porque ustedes están formando parte del discurso de este lugar y de su historia. Sientan su belleza involuntaria, la mezcla de la efectividad de su diseño con lo afectivo de su historia social, la razón de su construcción original con la imaginación que lo puebla ahora. Sientan lo que sienten los artistas: que en este lugar cualquier creación es posible. Qué será de El Tanque depende de ustedes. Si ustedes lo sienten, lo defenderán, para que la cultura y la imaginación sigan estando en su interior, y para que sus columnas de hierro sigan en pie.”

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios