www.canariasdiario.com
Un 23 por ciento de enfermos crónicos con síntomas de coronavirus no fue al médico por miedo
Ampliar

Un 23 por ciento de enfermos crónicos con síntomas de coronavirus no fue al médico por miedo

viernes 03 de julio de 2020, 10:00h
El 71 por ciento de enfermos crónicos ha sufrido síntomas de Covid-19, pero el 23 por ciento ha tenido miedo de acudir al médico, según el 'Estudio del Impacto de la Covid-19 en las personas con enfermedad crónica'.

El 71 por ciento de las personas con alguna patología crónica asegura que durante el estado de alarma ha padecido síntomas relacionados con el Covid-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus, si bien el 23 por ciento reconoce que no ha acudido a un centro sanitario por miedo a contagiarse del virus.

Así se desprende del 'Estudio del Impacto de la Covid-19 en las personas con enfermedad crónica', elaborado por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) y en el que se han entrevistado de forma 'on line' a 529 personas.

De las 31 patologías crónicas diferentes analizadas, el 30,4 por ciento de los participantes tenían una enfermedad cardiaca, el 11,4 por ciento artrosis, el 9,5 por ciento un problema de salud mental y el 6,8 por ciento diabetes, entre otras. Asimismo, el 76,9 por ciento tenía más de una enfermedad crónica y el 23,8 por ciento necesitaba a un cuidador informal (un familiar) para poder realizar sus actividades diarias, especialmente las mujeres.

MÁS DEL 71 POR CIENTO TENÍAN SÍNTOMAS COMPATIBLES CON EL CORONAVIRUS

De la primera oleada de resultados obtenidos, se espera que la segunda tenga lugar en octubre y la tercera en diciembre, se desprende que del 71,7 por ciento que aseguraron haber tenido síntomas compatibles con el Covid-19 durante el estado de alarma, al 91,6 por ciento no se les ha realizado un PCR a pesar de ser población de riesgo y, de entre los que sí se han hecho la prueba, el 7,4 por ciento dio negativo y el 1 por ciento positiva.

Asimismo, tal y como ha explicado la directora de la POP, María Gálvez, al 69 por ciento de los enfermos crónicos se les ha cancelado una consulta programada antes del estado de alarma, si bien en el 54,3 por ciento de los casos se les ha seguido a través del teléfono, el 16 por ciento por correo electrónico y sólo un 2,5 por ciento por videoconsulta. Sólo al 23,5 por ciento de los participantes no se les canceló su cita médica.

Al mismo tiempo, el 80 por ciento ha reconocido que tuvo alguna dificultar para conseguir su tratamiento durante el confinamiento y sólo el 10,5 por ciento lo recibió en su domicilio. En este último caso, el 3,1 por ciento eran tratamientos de farmacia hospitalaria y más de un siete por ciento de farmacia comunitaria.

Respecto a la percepción de su salud, Gálvez ha avisado de que se ha observado una "importante" brecha de género. Y es que, mientras que el 21,1 por ciento de los hombres la ha calificado de mala, el porcentaje aumenta hasta el 78,9 por ciento en el caso de las mujeres. Del mismo ocurre cuando se les pregunta por si consideran que durante el estado de alarma han empeorado su estado de salud, dado que mientras que el 20,5 por ciento de los hombres asegura que sí, entre las mujeres el porcentaje se incrementa hasta el 79,5 por ciento.

Por otra parte, el trabajo ha mostrado que el 64,5 por ciento de las personas con enfermedades crónicas considera que no ha recibido información específica sobre medidas preventivas, lo que les ha generado "mucha incertidumbre y preocupación".

En relación al trabajo, el 75 por ciento de las mujeres que han participado en el estudio han tenido que acudir de forma presencial a su puesto de trabajo (25 por cientolos hombres), y el 48,7 por ciento ha estado "preocupado" por no poder asumir los gastos, especialmente las mujeres.

Finalmente, el estudio ha alertado de que los sentimientos negativos durante el estado de alarma han aumentado en 40 puntos porcentuales, respecto a antes de la crisis, así como la dificultad para conciliar el sueño o las preocupaciones sobre su estado de salud.

Como consecuencia de todos estos datos, la presidenta de la POP, Carina Escobar, ha destacado la necesidad de que mejorar los sistemas de información y atención a los pacientes; potenciar el trabajo entre la Administración, las asociaciones de pacientes y los agentes sanitarios; garantizar y mejorar el acceso a los tratamientos; mejorar los recursos en Atención Primaria; y potenciar la teleconsulta, pero "sin sustituir" a las consultas presenciales.

Dicho esto, Escobar ha destacado la importancia de permitir a los enfermos crónicos teletrabajar; aumentar el apoyo psicológico de estos pacientes; atender a los cuidadores; garantizar equipos de protección para los profesionales sanitarios; y mejorar la concienciación ciudadana sobre las enfermedades crónicas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios