www.canariasdiario.com

Malos tiempos para la Lógica

viernes 29 de noviembre de 2019, 02:00h

La lógica de hoy nace en la incultura y crece en el lenguaje vacío. Así, algo elemental como que la libertad del individuo acaba al empezar la del vecino, es inaplicable porque se añaden matices que pergeñan una miriada de excepciones a una regla sin excepciones.

Vivimos un mundo de sectas, veganos, independentistas, antisistema (okupas, CUP, Bildu), los voxistas, los podemitas y, la madre de todas las sectas, la secta de los terraplanistas, quintaesencia de la estupidez de todas ellas.

Pareciera que desde el cambio de siglo la consigna fuera “Primero la frívola banalidad”: ya no vale estudiar, conocer, contrastar y, por fin, saber. Los sectarios engallados no necesitan leer o aprender porque, simplemente, nacieron aprendidos. Esta soberbia youtubera y esta indolencia instagrámica no nos llevará hacia el siguiente nivel, al contrario, están retrotrayendo todos los logros de la humanidad un siglo atrás.

Así, los de la secta Podemos dicen que hay que prohibir Lolita de Nabokov porque cuenta la historia de un pederasta y Every breath you take de The Police porque canta la historia de un acosador. Cuando esta gente se quite las legañas va a flipar con Sade, Anaïs Nin, Bocaccio, Tanizaki, Fellini, Pasolini… a los que, inevitablemente, también querrá prohibir por la misma razón que Vox quiere prohibir el Islam o las autonomías o la igualdad de género: la estupidez.

Podemos viste de “universitaria” pero es solo la fama inmerecida de neopijos que lucen ropas último grito fabricadas en alta mar por mujeres hacinadas en las bodegas hasta terminar las prendas que lucirán el Podemismo, el Veganismo y el fofisano Gabriel Rufián. Eso sí, comprobarán que la etiqueta especifica bien clarito que no ha habido pruebas con animales y que los tejidos son “sostenibles”.

Vox, Boris Johnson y Trump son el fascismo tradicional puro y duro pero con internet. Peligrosos por amargados e inflexibles, Vox es un cáncer en la misma medida que lo es el independentismo. Es decir, nacen rompiendo la elementalidad moral de Tu libertad acaba donde empieza la mía.

Que nuestra constitución dé cabida a cualquier “idea” política por intelectualmente cochambrosa que sea, es una virtud de nuestra ley magna, pero es también una debilidad porque permite que el fraude (Vox, Podemos, Indepes) vaya perforando el tejido democrático que tanto costó forjar a mi generación y a la inmediatamente anterior. Este hemiciclo tiene 78 diputados de pensamiento para-fascista (52 de Vox, 13 de ERC, 8 de JxCat y 5 de Bildu), y 218 demócratas. En medio, la serpiente morada de 35 anillos constrictores que acogota a un Pedro Sánchez perdido en la nada intelectual: si gobierna con la acción u omisión del Independentismo, en las siguientes elecciones Vox sacará 90 diputados y será legítimo. ¿Buscaremos entonces cómo cerrar el Congreso a ERC, JxC, Bildu o Vox? Será tarde.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios