www.canariasdiario.com

Este día festivo y dominguero

Por Juan Pedro Rivero González
jueves 11 de marzo de 2021, 05:00h

Ha muerto el cura de Tegueste, don Miguel Ángel Cedrés. Con noventa y un año, con una vida cargada de experiencias, ha salido de este mundo el cura de Tegueste. Ya hace más de diez años que se jubiló y son ya dos sacerdotes quienes han servido la parroquia de San Marcos de Tegueste después de él, y sin embargo hoy se ha enterrado al cura de Tegueste.

Quiero destacar un aspecto de su personalidad de los muchos que pudiéramos destacar. Pero es un detalle de fraternidad. Desde que soy sacerdote no ha habido un año en el que don Miguel Ángel no me haya llamado el día de mi cumpleaños y en mi onomástica. No solo a mí, sino a todos sacerdote de esta diócesis. Es un detalle no insignificante.

Cuidar a las personas, tener detalles con las personas, ¡es tan importante! Vamos a echar de menos esas llamadas de teléfono del bueno de don Miguel Ángel...

Y aquellas llamadas eran siempre de gozo y alegría. Como él era siempre. Muchos de sus fieles recordarán que los saludos al inicio de las misas en su parroquia: “En este día, festivo y dominguero, reunidos en Cristo y en María, nuestra dulce madre”. La alegría en su voz y en su tono.

Pasar por la vida con sencillez y alegrando la vida de otros con la alegría que Alguien te da. Ser consciente de tus limitaciones y caminar con humildad, sin pretensiones que superan la propia capacidad. ¡Qué envidia! Intentar cuidar a los demás con una chispa de alegría. Saber felicitar a los demás. Cuidar al otro.

Una verdadero proyecto de vida.

Las personas que nos rodean son tesoros que están ahí esperando ser descubiertos y valorados, ser descubierto por ojos abiertos y atentos a ellos. Detrás de cualquier persona con la que podemos entrar en contacto hay un tesoro. Sin embargo nos tienta la creación de prejuicios y estigmas que definan con simplicidad vulgar la riqueza que encierran.

Nadie es tan grande que no necesite que se le valore. Nadie es tan vil que no merezca que se le valore. Por eso, la valoración del prójimo es la forma sencilla del amor fraterno. Y además, nos hace bien. Nos sienta bien.

Aunque seas muy jóven, que alguien te recuerde y te felicite te hace comprender lo que es fundamental. Aunque seas muy mayor y la madurez sea tu definición más precisa, que alguien te recuerde y te felicita te hace comprender que eres consecuencia del cuidado de otros.

Y cuando se da este espacio de relaciones, entonces es posible que la corrección fraterna sea oportuna y eficaz.

Gracias don Miguel Ángel por sus años compartidos. Descanse en paz en la alegría eterna del Cielo. No olvides nuestros cumpleaños ahora que puede interceder mejor por nosotros. Amén.

Juan Pedro Rivero González

Delegado de Cáritas diocesana de Tenerife

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
2 comentarios