Si se sabe aprovechar la fuerza del viento, siempre ahorraremos dinero en transportes.