www.canariasdiario.com
La cosa está Clara: Tres votos para la discordia
La cosa está Clara: Tres votos para la discordia
Ampliar

La cosa está Clara: Tres votos para la discordia

viernes 18 de noviembre de 2016, 12:36h

La noche de ayer nos dejó una de esas galas en las que los amantes de la conspiración pueden llegar a plantearse la verdad de este concurso. Llevamos desde que empezó el concurso oyendo voces que aseguran que Adara estaba preparados-listos-ya para llevarse el maletín y el resto actuaba de meros comparsas. La pugna que ayer mantenía con Clara por saber quien sería la expulsada (Alain no tenía vela en este entierro) se vivió con alteraciones constantes de los porcentajes mientras las protagonistas refrescaban sus recuerdos para ir con todo calentito a hablar con Jorge Javier, todo sea dicho, con menos pasión y actitud de la esperada en ellas dos. Tras una hora de espera, minuto arriba, minuto abajo, JJ anunció que la expulsada era Clara con solo tres votos de diferencia. Ahí es nada. Las redes estallaban ante lo ajustado del resultado y el fantasma del tongo sobrevolaba Fuencarral de nuevo. Menos mal que ahí estaba JJ para desviar la atención con la pseudo entrevista que hizo a Clara (y a Fernando, que pasaba por allí como el Pisuerga y fue más protagonista que la expulsada).

Había expectación por ver a la expulsada por sus continuas desavenencias con gran parte de sus compañeros, lo que generó alguno de los mejores momentos de la edición. Ya saben mi opinión, si hay algo que debe hacer un concursante de Gran Hermano es dejarse la piel y perder el control de sus emociones, porque solo así se mostrará como es en cada situación. A pesar de no ser de mis favoritas, Clara lo ha dado todo de sí y es sin duda una de las mejores concursantes del año.

Para empezar, JJ le pidió encarecidamente a Fer que se fuera de plató antes de que Clara entrara para poder realizarle una entrevista sin condicionantes. Ahí ya empecé a flipar porque era lo nunca visto. Era obvio que su entrevista se basaría en esta relación, pero sacar a un protagonista de la historia de escena no venía mucho a cuento y fue desencadenante de lo que vendría luego. Clara hizo honor a su nombre y fue directa y honesta, contando su historia tal y como ella la había vivido, independientemente de que esto le pudiera pasar factura con Fernando. Con los vídeos bajo del edredón Clara fue tajante y negó fehacientemente que hubiera pasado algo debajo de aquellas sábanas, pero el resto de la entrevista se lo pasó despistando al personal. Noes por un lado, risitas por el otro, y nosotros nos quedamos como estábamos. Una ambigüedad de lo más común en GH.

Y entonces llegó él. La tensión se cortaba con tijeras y creo que JJ dio la razón a quienes le acusan de ser demasiado parcial con determinados concursantes, aunque que quieren que les diga, Mercedes también se mojaba (con mucha más sutileza, eso sí) y a nosotros nos encantaba que diera caña. ¡¡Yo me salvé, que no es poco!! Pero bueno, lo suyo es que en GH pasen este tipo de cosas y la pena es que Clara quedase eclipsada por le pelea de gallos entre presentador y concursante, cuya relación con la organización no ha sido muy buena desde su expulsión, por lo que tomó la decisión de no participar en lo que es para él un juego sucio en el que se ha visto atrapado.

En lo puramente ‘Granhermanístico’, el tema estrella de la noche fue el conflicto interno que vive Meritxell por su historia de amor imposible con Alain. Desde que entró Simona la semana pasada su psicosis ha ido en aumento. Jugada discutible la de esta chica, que sabe que la cuenta atrás ¡ ha comenzado y el único cartucho que tiene es sacar de quicio a la persona más débil, que en este caso es Meritxell. Para mí es un juego sucio en toda regla, partiendo con la ventaja de haber entrado de reserva. Casi es entendible porque a Simona no le unen vínculos afectivos hacia Meri, lo que sí me indigna y no puedo llegar a entender es la actitud de Alain. La vuelve loca durante todo el concurso dejándole claro por activa y por pasiva que no siente nada por ella más que un amor fraternal, y después se enrolla con ella para acto seguido decirle que ha sido un error. Este tío no tiene perdón. Si ya le sumamos la poca empatía que ha demostrado ante su situación después de todo lo que Meri ha hecho por él, concluyo que la imagen 10 que tenía de Alain se me ha caído por completo.

Como queda poco, las nominaciones cada semana son más obvias. Esta semana: Adara, Simona y Meritxell. Mi apuesta para la expulsión es Simona, ya ha cumplido su sueño de entrar en Gran Hermano así que ahora que cumpla el sueño de salir.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios