La legendaria publicación publica en marzo un editorial que muestra el Auditorio de Tenerife como escenario perfecto para sus fotografías